Venden fotos sexuales de compañeras0

Lectures (934) 02/04/2005, 16:11  |  La-Opinión.-Susana-Arizaga/Zamora  |  Etiquetes: #Salut laboral,

El alumno del instituto de la capital habría contado con la colaboración de otros dos compañeros para filmar con móviles escenas eróticas con tres niñas de 12 años

El adolescente que supuestamente ideó la grabación con móviles de sus compañeras menores de edad en escenas de contenido sexual ha abandonado el instituto Claudio Rodríguez, donde estudiaba desde el curso pasado, para trasladarse a un centro de una provincia limítrofe con Zamora, según ha podido saber este diario de fuentes próximas a la investigación.

El joven, de 16 años de edad, que habría comenzado en diciembre a tomar imágenes de tres niñas de 12 años, estudiantes de Primero de la Eso, habría contado con la colaboración de otros dos alumnos del centro, cuyas edades rondarían los 15 años, indican las mismas fuentes. La Fiscalía de Menores, que investiga un posible delito de abuso sexual y otro de pornografía infantil desde hace un mes y medio aproximadamente, trata de esclarecer en qué circunstancias fueron grabadas las menores y el grado de implicación de los adolescentes.

El traslado, que no se ha podido confirmar si obedeció a la voluntad de sus padres o fue decisión de la dirección del centro o la Fiscalía de Menores, se produjo hace días, después de que la denuncia de las menores se produjera en el mes de febrero. Al parecer, el adolescente era el encargado de grabar las imágenes en las que las alumnas eran supuestamente obligadas a participar, instantáneas que posteriormente se vendían, por un euro, en los lugares de reunión habitual entre adolescentes, tales como salas recreativas.

Según parece, el que sería principal inductor del posible delito de pornografía infantil y abuso sexual cometido en el centro era un alumno respetuoso con los profesores y no presentaba una actitud agresiva, estaba integrado socialmente en el centro.

Los profesores jamás podrían haber sospechado este tipo de actitudes en el menor, que únicamente tenía un rendimiento bajo en las clases y era repetidor. De hecho, comenzaron a conocer lo que había pasado en su instituto cuando el supuesto líder fue requerido en mitad de una clase para que abandonara el centro, al parecer para realizar las primeras declaraciones ante la autoridad competente. Las niñas denunciaron los hechos al director del centro, que los puso en conocimiento de la Fiscalía.

El rendimiento en las clases de las víctimas descendió tras el suceso

El rendimiento escolar de las menores se redujo considerablemente a partir de diciembre, fecha en la que supuestamente comenzaron a grabarlas en escenas eróticas sus compañeros. Según información a la que ha tenido acceso este diario, una de las niñas con un expediente académico ejemplar comenzó a bajar sus notas e incluso se ausentó de clase en alguna ocasión. Para entonces, las niñas estaban ya sufriendo los presuntos abusos sexuales que ahora investiga la Fiscalía. En el instituto Claudio Rodríguez el asunto de las grabaciones era de sobra conocido entre el alumnado, no así entre los profesores, que oficialmente han conocido los hechos por la prensa. Extraoficialmente, por sus propios alumnos, que fueron contando lo ocurrido fuera del recinto cuando la Fiscalía de Menores comenzó a investigar la comisión del posible delito entre menores. La dirección del centro ha mantenido una absoluta discreción, de modo que ni siquiera se ha reunido al personal docente para ponerles al corriente de los hechos.

La Junta se inhibe en el caso porque «todo ocurrió fuera del centro»

La Junta de Castilla y León se ha inhibido y ha rehusado realizar cualquier tipo de declaración oficial sobre el posible delito de pornografía infantil y abuso sexual presuntamente cometido por un grupo de alumnos del instituto Claudio Rodríguez de la capital y del que habrían sido víctimas niñas de 12 años del citado centro. La Junta ha justificado su actitud en que tanto la toma como la venta de imágenes de contenido sexual a las niñas por parte de sus compañeros, con las cámaras de los móviles, se hacía fuera del recinto escolar.

Ni el delegado de la Junta en Zamora, Oscar Reguera, ni el director provincial de Educación, Pedro San Martín, han efectuado declaración pública alguna sobre las consecuencias que podría tener a nivel académico el comportamiento de los adolescentes respecto de sus compañeras de clase, ya que excederían sus competencias al haberse producido el delito fuera del ámbito escolar, según fuentes próximas a la Administración regional. Las grabaciones de las niñas por parte de un grupo de «tres alumnos» no se realizaron pues, en el interior del colegio, aunque inicialmente se especuló con que pudieran haberse realizado en un aula o en los servicios del centro.

Desde la Fiscalía se mantiene idéntico hermetismo, puesto que tanto víctimas como acusados son menores de edad. Fuentes de la investigación han confirmado que se está investigando un posible delito de abuso sexual, puesto que al parecer las menores eran coaccionadas por los adolescentes para participar en las escenas de sexo. Por la Fiscalía tienen aún que pasar algunos alumnos del centro para prestar declaración sobre este caso, al parecer "vox populi" entre los escolares, que contaron con detalle lo que había sucedido a los profesores tras producirse las primeras comparecencias ante la autoridad judicial.


facebook twitter enllaçar comentar


Tornar a la pàgina d'inici

Comentaris

Sense comentaris.

Afegir comentari

S'ha d'estar connectat per publicar un comentari.

Espai Personal Wiki Suport Twitter Facebook Youtube
Qui som què fem

Contacta'ns

Pots contactar amb nosaltres a la seu central o a qualsevol de les nostres seus territorials

Utilitzeu el Servei d'Atenció al Professorat per a consultes.

Política de privacitat i avís legal