El miedo silencia las últimas agresiones al profesorado0

Lectures (445) 21/04/2007, 21:18  |  Ideal. JOSÉ R. VILLALBA/GRANADA  |  Etiquetes: #Salut laboral,

El hecho. Una profesora de enseñanza secundaria se llevó el peor susto de su vida cuando al abrir la puerta de su casa, en un pequeño pueblo de la provincia, encontró un bote de salfumán -ácido clorhídrico HCl- con una mecha ardiendo. Fue hace un mes y medio. El compuesto químico es un gas utilizado para la fabricación manual de cócteles 'molotov'. El hecho de entretenerse un poco antes de abrir la puerta de su casa después de que alguien llamara al timbre impidió que este cóctel le explotara en la cara.

El suceso no fue denunciado «por miedo», según han confirmado las fuentes consultadas. Las consecuencias de vivir en un pequeño pueblo y toparse todos los días en el aula con los agresores y en la calle con sus familias inclinó la balanza por el silencio e incluso hubo quienes negaron que el suceso tuviera relación alguna con el centro educativo donde trabaja la profesora.

Dos.

Un colegio de enseñanza primaria de la capital granadina, donde pidieron por activa y pasiva silencio para que no trascendiera el caso a la opinión pública por el supuesto daño a la imagen del colegio, unos padres insultaron y amenazaron a un docente por no se sabe qué asunto menor el profesional continúa de baja laboral, aunque finalmente optó por denunciar.

Tres.

Las amenazas de muerte al ex director de un colegio de Benalúa de Guadix y la angustiosa tensión que le había conllevado el hecho de denunciar a un adulto, con antecedentes penales, que lo agredió en el centro educativo, le impulsa a retirar la denuncia. Una vez más, por miedo. La Fiscalía continuó de oficio el caso, pero no logró que la demanda fuera calificada como delito de atentado, lo cual conlleva penas de cárcel, y se quedó en una falta, que dejó impune al agresor.

Cuatro.

Una profesora interina del colegio Arrayanes del Polígono de Almanjáyar es agredida y amenazada de muerte por la familia de un escolar de cinco años. Los agresores se personaron en el centro con una barra de hierro y la docente junto a otros compañeros se refugiaron en una habitación hasta que apareció la Policía. Cinco meses después, se han retirado las denuncias por temor a y sólo una de las agredidas continúa con la demanda.


facebook twitter enllaçar comentar


Tornar a la pàgina d'inici

Comentaris

Sense comentaris.

Afegir comentari

S'ha d'estar connectat per publicar un comentari.

Espai Personal Wiki Suport Twitter Facebook Youtube
Qui som què fem

Contacta'ns

Pots contactar amb nosaltres a la seu central o a qualsevol de les nostres seus territorials

Utilitzeu el Servei d'Atenció al Professorat per a consultes.

Política de privacitat i avís legal