Ahora todos me señalan en el colegio0

Lectures (475) 10/06/2007, 01:05  |  ABC. LORENA SANZ/ALICANTE  |  Etiquetes: #Salut laboral,

Desde que Alba, una quinceañera alicantina, denunció el acoso sexual al que la sometían cuatro alumnos de su instituto -víctima de tocamientos e insultos, ha logrado del Juzgado el trato de cualquier maltratada de género- está más tranquila porque «sé que ya no me van a hacer nada, pero ahora escucho nuevos comentarios». Hacer pública su amarga experiencia no ha servido para que los alumnos y profesores se conciencien del problema, sino, lamenta la muchacha, sólo «para que me señalen como la que va denunciando por ahí».

La madre de Alba, Cecilia Torres, aseguró a ABC que desde que el pasado 23 de mayo presentó la denuncia, nadie en el instituto Miguel Hernández de Alicante, donde estudia la niña, había llamado para preguntar. Por eso, madre e hija fueron ayer a hablar con la directora, Carmen Miralles, para comentar lo sucedido.

Según cuenta la madre de la niña, «al verme, con trato frío y distante, me preguntó qué quería; cuando le contesté que acudía para hablar del tema de mi hija, me increpó que quién creía que tenía la culpa de lo que había pasado y, lógicamente, le dije que mi hija no».

La directora, según la versión de Torres, recriminó a la niña que se lo contara antes a su madre que a ella. Alba aduce que «se lo conté dos veces y pasó de mí. Me dijo que ya estaba denunciado y se había solucionado, así que fuera», sostuvo Alba.

La menor, posee una orden de alejamiento contra los dos chicos de 17 años que supuestamente la agredían verbal y físicamente, y lleva un móvil que conecta las 24 horas con el subinspector de Policía Méndez, para que, si se le acercaran o tuviera cualquier percance de este tipo, reciba ayuda automáticamente. Lo tendrá hasta que el Centro Social le dé un telefonillo que conecta con el coche de patrulla más cercano para que acuda en su auxilio.

Cambiará de instituto

Pero, según la denunciante, la directora le ha dicho que «como me vea el móvil, me lo quita, y cuando tenga el telefonillo, también me lo quitará. Y que la Fiscalía le tendrá que dar motivos suficientes para que la niña lo lleve al instituto». La madre, que aseguró que no cambiaría a su hija de centro, pues están sus amigas, ha cambiado de opinión. «Tras los exámenes la cambiaremos de instituto porque no queremos que nuestra hija esté con esta gente que la culpa de lo sucedido, y en vez de alegrarse por crear un precedente en el acoso escolar, nos echan la culpa de aparecer en los medios de comunicación». A este respecto, ya han anunciado querellas, contra la directora y la bedel del instituto, que «ayer nos acusó de haber montado un circo y de que el asunto no era para tanto».

El padre, que «se lo ha tomado muy mal», y su hermano, que fue la persona a la que confesar lo sucedido, se turnan para recogerla y llevarla a clase, al igual que sus amigas del instituto, que la acompañan en todo momento.

La madre anima a quien pase por esa situación a «no tener miedo, que es el peor consejero. Además, la verdad y la razón dan la fuerza para salir adelante». Y a quienes no les han apoyado les ruega que «no hablen sin saber».

Por su parte, Alba, que está orgullosa de haber dado el paso y haber denunciado, le diría a quien pasara por su mismo trance «que sean valientes y que hagan lo mismo que yo».


facebook twitter enllaçar comentar


Tornar a la pàgina d'inici

Comentaris

Sense comentaris.

Afegir comentari

S'ha d'estar connectat per publicar un comentari.

Espai Personal Wiki Suport Twitter Facebook Youtube
Qui som què fem

Contacta'ns

Pots contactar amb nosaltres a la seu central o a qualsevol de les nostres seus territorials

Utilitzeu el Servei d'Atenció al Professorat per a consultes.

Política de privacitat i avís legal