El nuevo calendario escolar0

Lectures (293) 16/02/2009, 10:02  |  La Vanguardia. Carme Alcoverro

Parece que se adelantará una semana el inicio de curso el próximo setiembre. Y los días perdidos de vacaciones se trasladarán a febrero. La propuesta, repentinamente anunciada por el conseller de Educació, ha causado gran revuelo. Los intereses que se barajan son muchos, y a veces contrapuestos, y, claro, no se puede contentar a todos.

Se quiere atajar un grave problema social, el de la conciliación entre trabajo y familia, y que no nos engañemos, no atañe a lo que es específico de la escuela, aunque quiera venderse como tal. Con este problema, como así han señalado padres y maestros, se topará en febrero; porque hoy por hoy no hay garantías suficientes de que puedan ofrecerse actividades para todos los niños. Sepa el lector que la organización de todo ello es compleja, y exige muchos recursos, que no todas las familias pueden asumir. Por otro lado, no es aumentando las horas lectivas, que aunque no sea esa la intención del departamento, sí que se ha apuntado como una solución al problema de la conciliación.

Doy unos datos al respecto. En Alemania las horas lectivas son parecidas a las nuestras, las vacaciones de verano son más cortas, pero las clases se imparten sólo por las mañanas. En Francia, con más horas lectivas, se reparten en cuatro días semanales, los miércoles libran, y tienen vacaciones en octubre y en febrero, como la mayoría de los países europeos. Y en Finlandia, que por cierto tiene menos horas lectivas que nosotros, aunque empiezan las clases a mediados de agosto, tienen vacaciones el mes de junio (quieren aprovechar el buen tiempo). Y donde las clases empiezan más tarde (España, Portugal e Italia) es donde hace más calor.

Pero volvamos al nuevo calendario. Estaríamos de acuerdo, a pesar del calor, y de lo que conllevará de cambios organizativos en las escuelas, en que los primeros días de septiembre son muy duros para las familias después del largo periodo estival, y los niños necesitan un cambio de rutinas. En todo caso, al argumento de la necesidad de un periodo de descanso durante el segundo trimestre, a menudo muy largo, hay que contraponerle que ahora el que será demasiado largo, será el primero. Sea como sea, la conciliación familiar no puede resolverse sólo con cambios en el calendario o en los horarios escolares.


facebook twitter enllaçar comentar


Tornar a la pàgina d'inici

Comentaris

Sense comentaris.

Afegir comentari

S'ha d'estar connectat per publicar un comentari.

Espai Personal Wiki Suport Twitter Facebook Youtube
Qui som què fem

Contacta'ns

Pots contactar amb nosaltres a la seu central o a qualsevol de les nostres seus territorials

Utilitzeu el Servei d'Atenció al Professorat per a consultes.

Política de privacitat i avís legal