Otro necesario ajuste con el ‘pasado’: saber exige esfuerzo0

Lectures (613) 21/01/2010, 09:34  |  Magisnet. José Mª de Moya

Ya saben que hay una corriente pedagógica que promueve una visión lúdica de la Educación. ¿Qué es lo que mejor hacen los niños? Jugar. Por tanto, dicen, transformemos el proceso enseñanza-aprendizaje en un juego y obtendremos resultados espectaculares. Venzamos la resistencia natural de los chavales a aprender con sus mismas armas y convirtamos la Educación en un divertido pasatiempo, etc., etc. Esta forma de entender la Educación que hunde sus raíces en el constructivismo pedagógico de los años 60 y 70 ha sobrevivido al paso del tiempo en algunos (pocos) países, como desgraciadamente el nuestro.

Burdamente explicado, el constructivismo entiende que es el propio chico o chica el que debe construir su universo de conocimientos. En consecuencia, hay que fomentar la espontaneidad creativa del chaval, el adulto no debe intervenir intrusivamente porque podría pervertir el ‘natural’ proceso de aprendizaje, el profesor se convierte en simple gestor del conocimiento, etc. ¿Qué hay detrás de todo esto? El buen salvaje de Rousseau. ¿Y delante? Todos esos elixires pedagógicos milagrosos que ofrecen una Educación divertida y sin esfuerzo. Trascribo dos notas de prensa recibidas hoy mismo: “Ahora aprender inglés es más fácil y divertido, averigua cómo”; e “Innovadoras clases para niños a través del juego y el teatro”. No querría pecar de ligero en la crítica, pero cuidado...

Esta semana, la investigadora sueca Inger Enkvist se hace eco en páginas 2 y 3 de un informe que desmonta meticulosamente ocho ‘verdades’ pedagógicas que han anegado colegios y hogares durante las últimas décadas. La última ‘verdad’ es desmontada con la siguiente afirmación: “El tiempo de los alumnos debe usarse para el aprendizaje y no para otras actividades”. Y continúa: “Se han introducido en las escuelas muchas actividades loables en sí pero que quitan tiempo al aprendizaje. Además, el ‘buenismo’ daña seriamente la calidad de la Educación porque los propios alumnos contribuyen a disminuir la eficacia de la enseñanza por su falta de respeto ante el sistema escolar”. En este punto me gusta recordar un dato del PISA referido a los brillantes alumnos finlandeses. Resulta que asistir a clase cada mañana no les resulta nada placentero porque saben que se les va a exigir trabajo, y trabajar, desde lo de la manzana, cuesta.


facebook twitter enllaçar comentar


Tornar a la pàgina d'inici

Comentaris

Sense comentaris.

Afegir comentari

S'ha d'estar connectat per publicar un comentari.

Espai Personal Wiki Suport Twitter Facebook Youtube
Qui som què fem

Contacta'ns

Pots contactar amb nosaltres a la seu central o a qualsevol de les nostres seus territorials

Utilitzeu el Servei d'Atenció al Professorat per a consultes.

Política de privacitat i avís legal