La sexta hora en primaria 0

Lectures (452) 07/04/2011, 08:35  |  La Vanguardia. Susana Quadrado

Hay días para sentirse como una marciana. La semana pasada esta cronista se vio a sí misma como el comandante de Mars Attacks! invadiendo la Casa Blanca con un arma de plástico de un todo a cien al defender públicamente el uniforme en la escuela como una solución a favor de la logística familiar (un razonamiento simple, cierto) y contra el marquismo de los adolescentes que iguala dentro de una exclusiva diferencia. Es un error sobreideologizar los debates en la educación o, lo que es lo mismo, articular el ataque o su defensa desde posiciones dogmáticas. Mucho nos tememos que algo similar ocurra ahora con otro debate que podría estallar si Irene Rigau así lo decide, como es el de la supresión de la sexta hora en la escuela pública.

Quizá finiquitar esa hora de más no sea una idea tan marciana como parece. La sexta hora fue la joya de la corona del Pacte Nacional per l’Educació de marzo del 2006, firmado en tiempos del tripartito con el aval de CiU, y cuyo efecto se antojaba casi milagrero porque debía resolver los males de la educación. ¿Una hora más de clase o una hora más de permanencia en el aula? Ese acuerdo, al que -recordemos- se opuso el principal sindicato de la enseñanza, consagró las seis horas de clase en la educación primaria pública y, con el tiempo, su gratuidad en la escuela concertada. La sexta hora ni está ni se la espera en el concierto educativo, por lo que siguen siendo los padres en los colegios concertados los que la pagan, generalmente bajo el concepto de “actividades complementarias”.

Compartimos con Salvador Cardús, que diserta a menudo sobre este asunto, que el auténtico motivo por el que se implantó la sexta hora fue la rivalidad ideológica entre escuela pública y privada. Un conflicto que algunos creemos trasnochado, obsoleto, por mucho que todavía haya quien quiera alimentarlo. Cinco años después de ese Pacte per l’Educació se ha demostrado que entonces faltó la discusión sobre cuántas horas lectivas convendría que se impartieran en primaria y secundaria (la media aquí entre 7 y 14 años es superior a la media de la OCDE) o sobre la necesidad de mayor o menor trabajo para el alumno. Tampoco sopesaron el coste futuro de la incorporación de nuevos docentes ni cuál debía ser su formación. Además, al reducir después de 25 a 23 horas el horario lectivo de los maestros de la pública e incrementar el horario lectivo de los niños, los alumnos pasaban a tener hasta seis docentes: ¿Es eso bueno o malo?

Ver como una panacea la hora de más sí que es marciano. Ya es tópico recordar que lo que importa es la calidad de la enseñanza, el gasto público en inversión, las horas de formación pedagógica del profesorado y la participación de la familia en el proceso educativo. Estaría bien que nos preguntáramos si la sexta hora ha resultado ser irrelevante en términos pedagógicos y se conviene revisarla, al menos en algunos centros.


facebook twitter enllaçar comentar


Tornar a la pàgina d'inici

Comentaris

Sense comentaris.

Afegir comentari

S'ha d'estar connectat per publicar un comentari.

Espai Personal Wiki Suport Twitter Facebook Youtube
Qui som què fem

Contacta'ns

Pots contactar amb nosaltres a la seu central o a qualsevol de les nostres seus territorials

Utilitzeu el Servei d'Atenció al Professorat per a consultes.

Política de privacitat i avís legal