El 'privilegio' de ser funcionario0

Lectures (573) 22/03/2013, 08:53  |  Blog La sangre de león verde

Muchos súbditos españoles consideran un privilegio el trabajo del funcionario público. Aunque los atacados se sientan insultados y argumenten que ellos ganaron sus puestos gracias a sus esfuerzos y titulación, lo cierto es que hoy, tener un trabajo medianamente seguro es un privilegio inalcanzable para la mayoría de la población. Pero hay privilegios y privilegios, mi privilegio como funcionario es el que ya he dicho: tener un trabajo estable con el que pagar un techo y mi alimento. No puedo comprar un piso en propiedad y, por supuesto, no puedo permitirme tener una cuenta en Suiza o un chalet en la playa; no es que lo desee pero, sin duda, hay otros con muchos más privilegios que nosotros.

No obstante la cuestión sigue en pie, pues aunque es cierto que un puñado de parásitos viven en el lujo gracias a las rentas y al sudor del pueblo, también es cierto que, actualmente, ser funcionario es una posición envidiada por muchas personas que no pueden acceder a un trabajo digno.

Lo sintomático de nuestra sociedad es que la masa, en vez de aspirar a extender los “privilegios” de los funcionarios a todos, concentra su odio hacia los que se dedican a la función pública. Personalmente, como “privilegiado” con trabajo estable, siempre he luchado porque todos pudieran disfrutar de una ocupación que les permitiese tanto crecer profesionalmente como poder llevar una vida digna; hay privilegios que no son extensibles al resto de los conciudadanos: impunidad ante la ley, cuentas millonarias en paraísos fiscales, colecciones de coches de lujo... Esos son los privilegios que deberíamos combatir entre todos, no porque no los podamos disfrutar, como la zorra y las uvas, sino porque no los podríamos disfrutar todos o, desde luego, la inmensa mayoría.

Se extiende el odio entre esclavos y nos peleamos por un mendrugo de pan, mientras los poderosos nos miran desde sus mesas cubiertas con manjares. Es una necedad interesadamente inducida de la que, en cualquier caso, también somos responsables. El funcionariado si quiere seguir siendo respetado debería posicionarse como vanguardia en la lucha contra la desigualdad; aceptar que el privilegio del que somos poseedores solo lo tenemos en tanto que es mantenido por el esfuerzo de la masa trabajadora. A ellos son a los que debemos rendir cuentas, con ellos debemos luchar para garantizar que un trabajo digno, una vivienda, el cuidado o la educación, sean derechos y no privilegios de unos pocos. Si nos enrocamos en nuestras atalayas, desde allí alto caeremos cuando sean derrumbadas por los desheredados.

Enllaç a la font

Més informació


facebook twitter enllaçar comentar


Tornar a la pàgina d'inici

Comentaris

Sense comentaris.

Afegir comentari

S'ha d'estar connectat per publicar un comentari.

Espai Personal Wiki Suport Twitter Facebook Youtube
Qui som què fem

Contacta'ns

Pots contactar amb nosaltres a la seu central o a qualsevol de les nostres seus territorials

Utilitzeu el Servei d'Atenció al Professorat per a consultes.

Política de privacitat i avís legal